jueves, 22 de diciembre de 2016

Tarde

La tarde comenzaba a desvanecerse y lo observaba por la ventana de mi habitación, el cielo se volvió en tonos anaranjados dejando atrás el cielo azul que había predominado durante el día... Un huracán de pensamientos atiborraban mi mente, de repente como si lo hubiera llamado, la puerta de mi casa comenzó a vibrar, alguien la golpeaba desesperadamente como si una tormenta se encontrara afuera y lo único que se busca es un refugio.
Se preguntarán: ¿acaso vives sola? no, claro que no, vivo con mi familia, sin embargo todos trabajan, y por ser temporada de vacaciones, no tengo asuntos escolares por atender.
Pero a pesar de los golpes en la puerta no iba a abrir abruptamente, necesitaba cerciorarme de que sería seguro abrirla, así que pregunte: -¿Quién?- y los golpes cesaron, me acerqué a la puerta y si percibía la respiración de alguien, volví a preguntar y esta vez contestaron: .-yo-  los vellos de mi cuerpo, mi corazón y mis pensamientos se volvieron locos, era él, pero ¿que demonios hacía afuera de mi casa?...
Me volví a verme en el espejo de la sala, era un hermoso desastre mi aspecto en esa tarde, sin embargo lo único que haría sería abrir la puerta, correrlo y listo, continuaría como si nada, sin embargo al abrir la puerta el rápidamente se abalanzó sobre mi, no para estrangularme y así eliminar uno de sus mayores problemas, sino que me abrazó como un niño abraza a su peluche en una noche tétrica y tormentosa, <<¿Qué le pasó?>> me preguntaba, quizá yo muy tonta, creí que había terminado con ella, sin embargo después de ese largo abrazo que hubo en la puerta de mi casa, lo pasé pues no quería que los vecinos chismosos sacaran conclusiones, el solo se limito a verme y disculparse, se disculpaba por cualquier acción que haya provocado mi molestia una noche antes en su apartamento, el como todo buen hombre aún no comprendía lo mucho que me molestaba su relación, creyó que sus acercamientos me habían incomodado, pero como podía ser posible si lo único que yo deseaba era que el se acercara a mi de la manera más intima y pasional que pueden tener dos personas que se aman... así que tomé la determinación, me acerqué mucho a su rostro, el muy torpemente me tomó de mi cintura, rozamos nuestras narices, primero un beso en la mejilla, otro en la comisura, en la nariz y por fin en los labios...
Por fin solo éramos él y yo, no como hermanos sino como amantes...
La temperatura comenzó a subir, como subía la sudadera que cubría mi cuerpo, y justo antes de pasar a mi habitación... el coche de mis padres se hace presente en la cochera.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Despertar

A las 10:30 de la mañana me desperté,  después de una noche cargada de sueños,  por fin mis ojos se abren, bueno se medio abren ya que uno de ellos aún está pegado por una lagaña inmensa... Me veo en el espejo...  Qué barbaridad ese chongo alto y chueco me hace parecer como una pequeña que ha regresado de la escuela, muy bien comienza el ritual ya no tan matutino pero aún así lo realizo,  lavarme la cara,  poner una pomada en las imperfecciones,  tomar agua y quitarme esta pijama,  pero en este paso sucede algo...  Esperen no traigo mi pijama sino la ropa de anoche,  ¿qué pasó anoche? Es por eso que escribo a ver si así lo asimiló de mejor manera...  mi querido se sentó a un lado de mi en su sofá, chocamos nuestras copas y entre risas y bebida transcurría la. Noche,  llegó el momento en que el se acercó cada vez más...  Me comenzó a halagar y hablaba acerca de lo bello que sería besarme,  y quizá ustedes no lo sepan pero yo en vez de sentirme halagada,  me asuste pues yo solamente he besado una vez,  y fue cuando cumplí 15 años y un borracho me dio un beso,  un beso sabor a birria,  terrible...  Así que moría de miedo que en realidad me besara no sólo de piquito sino un beso bien,  así como el de las películas...  ¿Cómo debía de mover mis labios?  Y mis manos...  ¿Qué deberían de estar haciendo...?  Entonces cuabdo sentí que su respiración se combinaba con la mía me levante,  con suerte que en ese respingo no le lastime la nariz por lo cerca que estaba,  el extrañado con mi actitud le comente que recordé que hace una hora había quedado con mis papás que estaría en casa y que por lo tanto no quería defraudarlos, el trató de nuevo a acercarse pero esta vez no me envolvió y queriendo y no le dije: no debemos hacerlo,  tienes a ella,  tu novia...  Entonces el tomó las llaves de su camioneta y me llevó hasta mi casa,  él como siempre caballeroso me abrió la puerta y me llevó  de la mano hasta la entrada de mi casa,  yo me despedí de él con un abrazo y justo en ese momento comenzó a cantarme una canción al oído,  el que siempre fue tímido,  un hombre de apariencia de piedra,  me estaba cantando...  Lo despedí le di las gracias y entre a mi casa,  me recargue en la puerta esperando escuchar sus pasos,  el cierre de la puerta de la camioneta y el encendido del motor,  todo lo escuché,  incluso el sonido de su celular que timbraba enloquecidamente,  ella lo estaba buscando,  después de escuchar eso me tire en la cama y lloré por mi mala suerte en el amor,  porque por fin encuentro a alguien pero tiene  novia y no la deja... 
Ahora comprendo como fue que termine con semejante lagaña matutina,  mientras escribo esto estoy recibiendo un mensaje....

martes, 20 de diciembre de 2016

Amante II

Se que es absurdo, pero como decía siento que me desahogo por lo que estoy viviendo al escribirlo aquí, espero alguno de ustedes me pueda ayudar, a decirme qué es lo que debo de hacer, ya que no puedo contárselo ni a mis amigas mucho menos a mi familia, yo soy la niña mejor portada, la de mejor calificaciones, no puedo decirles que ando de fácil....

Hemos llegado al apartamento de él, antes había venido muchas veces sin embargo, ahora en lugar de jugar jenga y pedir pizza ha puesto música de saxofón, y en la mesa se encuentran servidas dos copas de vino tinto... él se ha ido al baño, así que tengo miedo del momento en que llegue al sillón y se siente a un lado de mí... que se supone que haga.. será muy incómodo, ¿le pido que prenda Netflix? cuando en realidad lo que deseamos es lo prohibido?

En el mueble frente a mi hay una pantalla, y a un lados hay uno, dos, tres y cuatro tomos de una enciclopedia ya algo antigua, que se me hace que es pura decoración y ni la lee, o si?
Ay que nervios! espero distraerlo y nos vayamos de aquí, este es un lugar peligroso, pero en serio quiero que nos vayamos?

Amante

Escribir en este blog, es como escribir en mi cuaderno que tengo guardado debajo de los libros que debería de estar estudiando aprovechando que hay tiempo en vacaciones, y comparo esta publicación a una escritura en ese cuaderno, porque seguramente nadie la leerá, mucho menos tú...  por eso me desahogaré, siento que resulta más efectivo expresarme aquí, pensando que tal vez el lo  pueda leer quizás no ahora  pero si en algún futuro, en un futuro en el que seguramente estará aún con ella  y yo aún seguiré siendo la otra...
Pero mejor les cuento masomenos como están las cosas:   conocí a este increíble chico que creo cumple con todo lo que esperaba, asombrándome, haciéndome vibrar con cada palabra, mirada... justo en el momento que yo creía que íbamos a iniciar una relación, la inicia pero con ella.
En serio que les prometo que yo trate de alejarme de él en cuanto supe de su relación, pero me era muy difícil pues ningún otro chico era como él,  ninguno tenía su caballerosidad, su sentido del humor, y es que no sé porque me gusta, será por que  es el prospecto ideal de las tres "F": Feo, Fuerte y Formal...
Pero bueno una cosa llevo a la otra y  retomamos comunicación, pero esa comunicación dulce que teníamos antes de su relación se tornó pasional y carnal, una relación entre dos "amigos" llena de coqueteos y halagos,  en serio espero que lea esto porque soy tan cobarde como lo fui desde antes al no confesarte mi amor, cobarde al no poder decirle de frente  que me siento como su amante, con la que satisface sus deseos más carnales.. lo peor es que al parecer me gusta... 
Todo esto lo escribo desde mi teléfono, sentada en la mesa que se encuentra debajo de la escalera de madera de antaño, y a quién espero? a él..., y como la cobarde que soy se qué no podré decirle que me cansé de ser la otra, porque creo que  me gusta, me gusta la adrenalina que provoca lo prohibido, y saben que es lo peor? me acaba de mandar un mensaje , y a lo que dice creo que está afuera de la  cafetería y dice textualmente: -Querida mía, deslumbras con tu belleza el lugar- y ese mensaje esta enmarcado por el ícono de una foto de él, mi querido,  con ella...

lunes, 28 de noviembre de 2016

¿Ahora que?

Después de un día devastador, un día en el que de nuevo me han roto mis ilusiones y sueños,  escribo con temor: acaso, ¿yo no nací para amar?, ¿acaso el sueño de la ilusión romántica quedará solo en sueños?  ,  espero con estas palabras no estarme condenando a la desilusión eterna...  Y si no es así,  y si hay alguien para mi,  ¿en dónde estás?  ¿Cómo encontrarte?  Si puede haber respuesta te pido te contactes conmigo en el mundo real y ya no sólo en el mundo de los sueños...

miércoles, 29 de junio de 2016

Encuentro

Me encontraba en el mostrador del hotel, esperando que el recepcionista me diera la llave de mi habitación, debido al cansancio cerré los ojos mientras inhalaba y exhalaba profundamente, disfrutaba del refugio que me daban la oscuridad de mis párpados, de repente, te sentí… abrazándome, la tela áspera de tu saco rozaba la piel de mis delgados brazos, olí… esa colonia de roble seco, escuché … esa voz que hacía palpitar mi piel… abrí los ojos y ví… nada, el chico del mostrador aún llenaba mi registro, me rasqué la nuca para disimular cualquier gesto extraño que haya hecho,  entonces el chico me preguntó: -¿Cuarto para uno verdad?- esa pregunta me respondió otra que me estaba haciendo desde hace algún tiempo: ¿En realidad existe este hombre con colonia de roble? , ante la respuesta de la última pregunta tomé el pequeño frasco de píldoras que estaba en el fondo de mi bolso, recogí la llave y me retiré a mi habitación.

domingo, 12 de junio de 2016

Ocaso deseado

Navegando en esta tarde por el lago del pueblo, me siento triste pero tranquilo a la vez, la tarde es perfecta, además brindan un ambiente cálido esos dos soles que aún no se resguardan detrás de la montaña, el primero de ellos tiñe todo el lugar de colores vibrantes y fuertes, al igual que le otorga a mi piel este tono tostado.

El otro sol, tú, ser que ha iluminado mi caminar, mi sentir, mi pensar desde hace ya mucho tiempo.

No es necesario mover ni un poco los remos pues el viento me aleja cada vez más de las espigas de trigo que se encuentran en la orilla.
Observo mi reflejo en el lago y a un lado, nada…

Aquí en la tranquilidad absoluta del atardecer te observo por última vez, tocándote, sintiéndote como nunca lo pude hacer,  tu blanca piel, tu pequeña nariz,  tu cabello negro… me acerco lentamente a esos labios, antes fruta deseada y prohibida, tratando de besar cada gota de perfume, risas y lágrimas que quede en ti, hasta arrancarte el último suspiro.

Una ráfaga de despedidas pronuncio, después, uno de los soles se esconde en el fondo del lago.


Observo mi reflejo de nuevo en la calma y por fin a un lado estás tú, solo que yo soy un reflejo en el agua, el cual se alejara en la vieja balsa y tú te quedarás por siempre, en el fondo, esperando mi regreso, como yo siempre te esperé.